Berlín

El Reencuentro de Dos Mundos

 

Berlín, ciudad centenaria, se vio obligada a renacer tras la caída del Muro de Berlín. El final de la Guerra Fría significó una etapa nueva en la que la construcción y la modernización de la ciudad adquirió un ritmo vertiginoso. Berlín ha dejado de ser la ciudad de los bohemios y los soñadores para convertirse en una moderna ciudad, llena de anchas avenidas donde están los edificios prusianos, los museos, ya sean antiguos o modernos. Tiene su centro en la Plazas de Potsdam, un lugar que fue barrido del mapa por las bombas de los aliados en la Segunda Guerra Mundial ya que estaba muy cerca de la Cancillería del Reich.

 

Muchos son los lugares por visitar, los edificios diseñados por arquitectos de prestigio internacional como Renzo Piano, Isosaki o Rafael Moneo, compiten con la vecina Filarmónica construida por Scharoun en 1978 o con la cercana Nueva Galería Nacional, la última obra de Mies van de Rohe. Berlín es una ciudad en auge.

 

El visitante puede escoger entre tres óperas, dos salas de conciertos, 170 museos y 35 teatros. El amante del arte puede encontrar variedad de objetos fuera de lo común como un Nefertiti o un Beuys. La Catedral de Berlín, iglesia neo-barroca construida entre 1893 y 1905, es el principal templo del protestantismo prusiano. En la capital también se encuentra uno de los edificios sacros más antiguos de Alemania, San Nicolás, donde en diferentes ocasiones se organizan exposiciones sobre la historia de  Alemania.


«